Light theme

Blasphemous review
by Joker73

"Blasphemous" es un juego que no sólo no se esconde de sus influencias sino que las muestra abiertamente, sin complejos, en un ejercicio de honestidad que le honra y que le permite salir al paso de insinuaciones, inevitables por otro lado, para poder desarrollarse plenamente. Lo mejor es que recoge ese vocabulario procedente de "Dark Souls", "Metroid" o "Castlevania" para construir un nuevo lenguaje pero con reminiscencias a sus raíces, pues es complicado pero no frustrante, enrevesado pero no lioso.

Esas raíces protagonizan tanto su jugabilidad como su trama, en tanto que The Game Kitchen recoge las suyas propias, las de la cultura tradicional española, llena inevitablemente de referencias religiosas, para construir un mundo y una historia que suena familiar de una forma extraña, pues las imágenes y los términos son conocidos y reconocibles para todo aquel que se haya criado en este país pero los retuerce para construir, desde el respeto a esas raíces culturales, unas nuevas realidades monstruosas y enfermizas. Ese ejercicio de contorsionismo, respetando una influencia para reutilizarla despojándola de artificios y mostrarla descarnada, es realmente complejo pero ofrece un resultado inigualable, perturbador pero reverencial.

El punto más flojo de este juego es una trama artificialmente compleja, con términos equívocos que buscan retorcer significados mucho más sencillos de lo que se quiere hacer ver. En cierto sentido parece como si los desarrolladores no tuviesen suficiente confianza en que esta ambientación pudiera sostener el juego y creyesen que sólo con una historia enrevesada podrían enganchar al jugador. Al final uno acaba ignorando esa trama por su complejidad pero también por la fascinación que genera su mundo, lleno de detalles y con reminiscencias a las ciudades andaluzas y su cultura.

"Blasphemous" a pesar de su nombre, es un juego lleno de amor y de devoción por las raíces culturales de sus creadores y de toda una población, andaluza y española. Poner en valor y trasmitir interés por esa herencia cultural a la vez que ofrece una jugabilidad tan sencilla de entender como compleja de dominar es un ejercicio arduo del que sale victorioso.